Ir de compras es un momento relajante en el que puedes estrenar algo para ti y sentirte bien. A todos nos gusta estrenar. Sin embargo, hay una situación en la que ir de compras puede ser un verdadero martirio.
 
Cuando tú no tienes planes de comprar absolutamente nada, esas horas de compras pueden ser tortura.
 
#13 El momento en el que te encuentras con colegas sufriendo lo mismo que tú. Al menos ellos tienen sillones.
#12 El sueño no se hace esperar. ¿Quién no se aburriría de esperar y esperar por horas un par de zapatos?
#11 Cuando te llevas a tus perrhijos va a llegar el momento en el que te tendrás que hacer cargo de ellos. No se vuelve más divertido.
#10 Este mal no respeta edades. O vas, o vas.
#9 Pobre señor, aparte de aguantar la jornada de compras ahora tendrá que llevarse ese sillón que ya está babeado.
#8 Si pones atención se puede escuchar el lamento de este individuo. Eso o está dormido.
#7 Podrían estar platicando para aguantar un poco más… ¿Pero de qué?
#6 No entiendo. ¿Si no van a aguantar las compras para qué van?
#5 Tu cara cuando todo lo vas a pagar con tu tarjeta, por quedar bien.
#4 “Aaaaaayyyyy como me duele, como me duele, como me duele que te vengas a comprar”
#3 
#2 Este señor es un veterano de las compras. Nada lo asusta, todo lo aguanta.
#1 Ya cuando de plano tienes que dormir, las nuevas compras son una buena almohada.
Fuente : Vuntu
Javier A
Facebook Comments